Image Alt

Daniel G. Andujar Archive

Un laboratorio de datos contra la tiranía del algoritmo

La SaladeArteSocial.COM, fundada y comisariada por PSJM, inaugura un trabajo del artista y activista Daniel García Andújar en el que conjuga un planteamiento crítico y estético basado bases de datos

DAVID OJEDA Las Palmas de Gran Canaria Martes, 23 marzo 2021, 22:44 Canarias 7

El artístico afincado en Gran Canaria PSJM inaugura el programa ‘Small Data: pequeños monumentos del net art’, a través de la SaladeArteSocial.COM. Un que encadena con la genética creativa de sus impulsores, siempre atentos a explicar el entorno en el que se mueven a través de sus trabajos. En ese marco se servirá este miércoles (18.30 horas) la inauguración de Daniel García Andújar del ‘Laboratorio de pequeños datos’, una herramienta que conjuga los posicionamientos críticos y estéticos del creador a través de un trabajo nutrido de las bases de datos de algunos de los centros culturales más importantes del mundo.

El equipo de creación integrado por Cynthia Viera y Pablo San José ha acudido para esta inauguración a la figura de Daniel García Andújar, artista visual y activista en la red, como se reseñan en algunas de las casillas de su amplio currículo artístico y profesional. «Lo que quería era utilizar ese símil que se está utilizando de la sala de arte social y a partir de ahí crear una especie de anexo con el laboratorio del análisis de datos en relación al mundo del arte. He partido de las bases de datos que están liberadas, que en España hay muy pocas, de la Tate Modern, la National Gallery o el MOMA sobre sus colecciones. Puedes acceder a través de ellas al tamaño, a las obras de arte que tiene, las técnicas que utilizan, qué artistas han coleccionado. Con esos datos de 138.000 trabajos de artistas y otra base de 15.200 artistas y trabajos que al cruzarlos de una forma analítica van creando una especie de mundo, con lo que se puede valorar la empatía con un artista a través de gráficos», expresa.

García Andújar lleva más de dos décadas trabajando en la red y advirtiendo de sus peligros. En 1996 creó la corporación ficticia ‘Technologies To The People’, gancho con el que evidenció las puertas de la falsa sensación de libertad que ofrece este espacio tecnológico en constante desarrollo. A través de su trabajo con equipos creativos con colectivos como Irational sabe de lo que habla y por ello subraya la necesidad de construir formatos alternativos con las que desmontar las redes tejidas por los algoritmos. «Somos más fáciles de manipular y controlar. Si no entiendes cómo te llega determinada información. La gente no entiende que cuando tiene una opinión en su círculo cerrado de una red social hay un algoritmo que está trabajando, lo que yo llamo la cúpula de confort. A Facebook le encanta que tú seas feliz y va eliminando posiciones que pueden ser críticas con lo que estás diciendo. Y te crees que te sientes cómodo con los amigos que tienes, pero es porque se selecciona a los que piensan igual que tú, los que no te critican o con los que no discutes. Porque cuando eliminas a alguien el algoritmo te va eliminando su círculo, que te puede hacer sentir incómodo, y eso limita tu capacidad de crítica y por ello tu libertad».

«Estas herramientas parecen complejas pero deberían estar en manos de los ciudadanos», asegura el creador

Eso es uno de los argumentos que da forma al ‘Laboratorio de pequeños datos’. «Por un lado, haremos que se pueda acceder a la fuente con la que he estado trabajando y el espacio funciona de forma que se pueden hacer búsquedas con un explorador de microdatos con los que puedes alcanzar tus conclusiones. Se opera a través de algoritmos que existen de asignación cuadrática, cosas que cuando estás fuera del mundo de las matemáticas es muy abstracto, pero por otro lado te permite ahondar en un mundo en el que no solemos entrar porque es esa parte que no vemos nunca cuando estamos navegando en internet», resume.

Esa función que ejemplifica con el arte cree que debería vivir un momento de aperturismo en las instituciones españolas. «Desde la fundación de algunos laboratorios ciudadanos como el Medialab Madrid, que el Ayuntamiento de la capital ahora lo está desmontado, es una reclamación ciudadana que se extiende por toda Europa. Una forma de operar transparente y democrática. En la que los ciudadanos pueden actuar en temas como la contaminación y la movilidad. Herramientas que parecen complejas pero que deben ser públicas».

Daniel García Andújar entiende que sería necesario crear programas formativos que fueron advirtiend de estos caminos. «Lo fundamental sería tener un sistema educativo que tuviera una capacidad crítica, por eso creo que el arte es tan importante. Aunque no tenga una funcionalidad práctica pero te abre la mente y hace algo muy importante que es crear un espacio de resistencia a ese mundo que cada vez está más estandarizado y segmentado», indica.

Y es que detecta la entrada a un camino sin retorno. «La pandemia ha acelerado todos esos procesos. Nos ha iluminado sobre cosas que sabíamos que estaban mal pero lo que no sabíamos es que la tiene una velocidad increíble. Este año ha acelerado procesos sobre el futuro del trabajo, por ejemplo».

La inauguración se efectuará por ZOOM (ID: 597 229 2015 / Código: SmallData), propiciando que el público asistente pueda participar en el debate. También en el YouTube de la sala.

Post a Comment